PENSAR, PENSARSE EN ESTA REALIDAD FICCIONADA

Entrevista con Alejandra Uñates
diciembre 29, 2019
SOBRE EL DISEÑO Y MONTAJE DE VIDRIERAS Una experiencia de su inclusión en la formación de los diseñadores de interiores
julio 12, 2020
 

PENSAR, PENSARSE EN ESTA REALIDAD FICCIONADA

Facultad de Artes. Dir. Licenciatura en Artes Visuales/Plásticas: Perf. A/C Norma Juárez. normajuarez05@yahoo.com.ar








En estos tiempos de COVID´19 y de aislamiento social preventivo no hay estética más actual que la de Edward Hopper ((Nueva York, 1882 - 1967).Pensarse hoy como un personaje de algunas de sus obras no parece ser una idea descabellada; ¿Cuánta coincidencia entre la coyuntura existencial de un Hopper del siglo XX y nuestro XXI? Pareciera ser que formamos parte de un movimiento circular donde la instancia de crisis existencial conlleva, entre otras cosas, a una angustia colectiva….

Indudablemente Hopper fue un adelantado a sus tiempos. Pintor estadounidense que con un lenguaje realista y de gran protagonismo al análisis de la luz transito un siglo XX en el que las vanguardias eran la primacía. Sin embargo su estética, alejada de gestos surrealistas y de abstracciones, se asentó en un realismo en el que la dermis de lo representado se nos hace visible pero con una total abstinencia de ingenuidad. Influenciado por el impresionismo (realizo 3 viajes de estudio a Paris entre 1906 y 1910) poco a poco fue aclarando su paleta hasta conformarla tal y como la conocemos; cálida pero contenida a través de fuertes modelados segmentados visiblemente unos de otros. El pigmento aplicado a modo de barridos y con una importante estructuración espacial nos devuelve su versión, tal vez, del entorno de su época o del cine negro que tanto apreciaba.

Sus obras, en general, evidencian dos constantes: la primera son las escenas de un tiempo sordo y congelado concebidas en la mirada incisiva del autor que cala hasta lo más profundo de la segunda constante: sus protagonistas arrebatando y proyectando lo inasible de ellos. Es interesante observar cómo estas escenas forjan orden, calma y mesura pero los estados anímicos de los sujetos parecen ser de congoja; seres encapsulados en un estado distópico del que parecen no poder salir…

Algunas de sus obras como: Noctámbulos, La autómata, Gente al sol, Sol de verano, Oficina de New York y muchas otras nos sitúan en estadios especiales ¿será la angustia de los personajes o la angustia de Hopper? tal vez de ambos pero ¿que los angustia? y ¿Qué nos angustia a nosotros en este 2020 como para volver la mirada a la estética hopperiana? ¿Sera tal vez la ausencia de esas miradas de los otros que, al decir del sociólogo Marc Auge, cooperan en el proceso de construcción y proyección de nosotros mismos como sujetos en distintos roles?

Sin dudas todo productor artístico se nutre de lo tangible e intangible de su entorno para montar un andamiaje de mensajes. Por nuestra parte, espectadores coautores, cargamos de sentidos toda aquella percepción de la obra según sea nuestro acervo cultural y estado anímico. Por supuesto no sostengo nada nuevo pero la crisis de angustia colectiva a la que nos empujó el covid19 dirime nuestra elección de sentidos y las angustias hopperianas se nos adhieren por doquier. Sin embargo apostamos al arte porque es en esta esfera donde la creatividad fluye casi por naturaleza y esto puede ser clave para la construcción de un nuevo escenario donde los bienes simbólicos pasen a ser herramientas en pos del fortalecimiento de los sujetos de una era post-covid19.

UN POCO DE AQUÍ A SESENTA DÍAS DEL AISLAMIENTO SOCIAL

Ahora bien ¿Qué hacer? ¿Seguiremos entregados a este estado distopico? ¿Que pasara con el ámbito de las artes visuales en nuestro contexto local? ¿Qué consecuencias habrá para su visibilizacion y el mercado? ¿Su lugar será solamente en red digital? En un estado de incertidumbre los tucumanos vamos experimentando más de 60 días de aislamiento con una mediatización de todo lo imaginable y donde la virtualización parece ser la única ventana al mundo. Sin dudas estos son tiempos históricos donde, tal vez, podamos comenzar a construir nuevas utopías basadas en la creencia de lo alterno; estamos en el aquí y ahora siendo protagonistas de una reconfiguración del “todo” y como seres adaptables encontraremos, seguramente, nuevos sentidos por aquí o por allá.

OBSERVANDO DENTRO DE CASA

En nuestra Licenciatura en Artes Visuales a pesar del COVID´19 las actividades académicas continúan; las clases se imparten con la mediación de las nuevas tecnologías. Los docentes y alumnos comparten, codo a codo, el mismo rol; todos y cada uno hoy por hoy son estudiantes. Los docentes están trabajando a modo de experiencias pilotos que, confiamos, vayan decantando a fin de fortalecer los aciertos. Con el correr de los meses sabremos si elegimos las estrategias más acertadas. Hoy, valoramos por sobre todas las cosas la experiencia y contención en pos de una comunidad entrelazada en la que sostener a docentes y alumnos.

En relación a estos “nuevos modos” cito el caso de la catedra Taller II T.V.LAV donde la mediación de la enseñanza se está experimentando a través de un cruce disciplinar. Tomando como eje temático la situación pandémica y de aislamiento social y bajo el nombre Ver y saber: percepción, pensamiento y representación iniciaron una actividad divida en tres etapas: registrar, relatar y representar. La primera y segunda etapa se cerró con un video producción colectiva: Ensayando registros cuyo contenido aúna instantáneas fotográficas y algunas reflexiones. La tercera etapa concluyo con un nuevo video Realidad reflejo en tiempos de aislamiento en base a una serie de fotomontajes entre dibujos de los alumnos y ocho obras de Edward Hopper. Las imágenes se acoplan con seis filminas que contienen un juego de números quebrados junto al vocablo paciencia cerrando con la frase ¿Cuánto más? empujándonos a una sutil inquietud en nuestra aletargada parsimonia colectiva. La producción, sumamente significativa viene a hilar estados existenciales en común a casi un siglo entre los días de Hopper y nuestro 2020.

Pensar, pensarse a sí mismo tal vez contemplando estas escenas y a sus personajes signifique contemplar el anhelo del estar del otro lado; más allá de la ventana en un afuera donde el aire respire a libertad pero, ¿será así? O ¿es que este realismo selectivo hopperiano/tucumano nos vuelve la mirada sobre nosotros mismos para proyectarnos como protagonistas de esos entornos? He a ustedes la posible respuesta y que tal vez sea el guiño estético del momento.

Junio 2020

BIBLIOGRÁFIA

Cordua, C. (1999). Filosofía a destiempo. Seis ensayos sobre Heidegger. Santiago de Chile: Universidad Nacional Andrés Bello y RIL.

Presas, A. (1962). Filosofía de la existencia. Resistencia: Departamento de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional del Nordeste.

Epígrafes de imágenes

Fig. 1: Habitación en Nueva York. 1932. Edward Hopper (1882-1967).

Fig. 2 y 3:Fragmentos de Video Realidad Reflejo. 2020. Produccion Colectiva TAller II T.V.