Breve reseña histórica de la Escuela de Luthería U.N.T.

Entrevista con Alejandra Uñates
diciembre 29, 2019
SOBRE EL DISEÑO Y MONTAJE DE VIDRIERAS Una experiencia de su inclusión en la formación de los diseñadores de interiores
julio 12, 2020
 

2019 – Escuela de Lutheria - 70 Aniversario de su Creación

Juan Alonso

joca@tucbbs.com.ar

En la actualidad está de moda la palabra “globalización”, o por lo menos la escuchamos con mucha frecuencia, pero la acción de estar conectados o vinculados a otras latitudes o partes del mundo no es nueva, corría la década del 40, el viejo mundo estaba en plena guerra, consecuencia de la misma: miseria, muerte, hambruna...toda Europa prácticamente destruida.

Argentina, a pesar de recibir los coletazos de esta situación está dispuesta como siempre a recibir con los brazos abiertos al mundo, prueba de ello es la fuerte inmigración en la posguerra.

Nuestro país por el contrario gozaba de un periodo de bonanza debido indudablemente a las exportaciones y a la fuerte entrada de divisas consecuencia de esta misma coyuntura.

Por ese entonces, Argentina manifestaba un fuerte crecimiento educativo en lo que refiere a construcción edilicia, recordemos que durante el primer gobierno de Perón (1946-1952) , numerosas escuelas fueron construidas en el país, por ese entonces y por disposición del rector Horacio Descole había nacido el Instituto Superior de Artes que convertiría a Tucumán por varios años en el faro de la cultura . Guido Parpagnoli, mano derecha de Descole contrató a Félix Cillario brillante violinista y director de orquesta del teatro de la Opera de Odessa para que concretara la misión de organizar la orquesta sinfónica de la Universidad Nacional de Tucumán, los músicos europeos apenas sobrevivían , Cillario logró la contratación de varios instrumentistas como los violinistas Eugenio Cremer, concertino de la sinfónica de Berlín, que dirigía el famosísimo W. Fùrtwangler y también a Jorge Serafíni y al violista Francisco Heltai , ambos húngaros, luego se incorporaría Ladislao Szentgyorgy quien había sido “niño prodigio” pero no todos eran europeos, también se incorporaron valores locales como Alfredo Grillo , Atilio Papa , Alfredo Bru , Ángel D’Amato, Juan Ovejero, Elvira de Carrer y Jacobo Karbiner, entre tantos.

Como consecuencia lógica de este gran movimiento musical, nació la escuela de artes musicales y un poco más tarde la escuela de luthería, indudablemente estamos en los albores de un gran despertar en las artes en general.

Como se gesta la Escuela de Luthería.

Como en todo acontecimiento, siempre hay personas que han vivido y pueden dar testimonio de lo ocurrido, tal es el caso del Prof. Hugo Caram, único sobreviviente de esta época, estas líneas son fruto de una hermosa tarde en que el “Profe” como lo llamamos cariñosamente, nos recibió en su casa, siempre atento y con una lucidez sorprendente va desgranando recuerdos, desde aquellos años de juventud en donde era estudiante y luego egresado(como constructor civil) del Instituto Técnico de la U.N.T , como nos cuenta , que en esta época hubo una especie de revolución en la Universidad, tal es así que en este periodo, Descole y Parpagnoli hacen un especie de rastrillaje por Europa, trayendo músicos, grabadores de metal y otros tipos de artistas, entre ellos a Alfredo Del Lungo luthier de El Museo de los Querubines en Florencia , cabe recordar que la iniciativa de traer un luthier era para mantener los instrumentos de la nueva orquesta sinfónica, ya que no había una persona idónea en Tucumán. Pasado este primer lustro de la posguerra muchos de ellos vuelven a su tierra , algunos por no adaptarse, otros por que pronto Europa comienza a mostrar una rápida recuperación, y otros porque no logran canalizar todo su potencial. No era el caso de Del Lungo, quien poseía, además de su habilidad manual una fuerte vocación docente. Nos cuenta el profesor Caram, que la Universidad tratando de frenar el éxodo de estos artistas , organiza una exposición de materiales de la Fundación Miguel Lillo en la calle Buenos Aires primera cuadra en donde hoy en día funciona una repartición municipal, anexo a esta muestra, Del Lungo exhibe sus herramientas : diminutas y hermosas tan raras y escasas para estas latitudes que llamaban la atención, allí estaba “ yo” nos cuenta el prof. Caram, logrando contactarme con este luthier, quien lo invita a su pequeño taller cito en calle Balcarce 319, era un viejo predio que la Universidad poseía allí, en el fondo, había una construcción de madera y de hierro, ahí estaba su taller, solo, muy solo, lógico mucha gente ni sabia que es un luthier, era algo nuevo por estos lugares, nos recuerda con que alegría don Alfredo del Lungo recibía a los pocos que se interesaban, como diciendo -“por fin viene alguien a visitarme”- repetía con un difícil español.

Recordemos que la gente que frecuentaba este lugar eran en su mayor parte músicos europeos, para un tucumano como el profesor Caram , muchas veces no entendía nada en medio de tan diversos idiomas.

De a poco y con el paso de los meses fue arrimándose gente, a mirar, a espiar como dirían algunos , bueno, la cosa fue poniéndose cada vez más concurrida, y entre ellos estaba un joven estudiante de violín Fernando Silva, que recomendado por su maestro Rasjas llegó allí, Silva era oriundo de Tafi Viejo y trabajaba en los talleres del ferrocarril, era ajustador , oficio para el cual se necesita muchísima precisión, tales antecedentes le venían como un gran entrenamiento manual, lógicamente sumado a su innato talento. Silva es nombrado ayudante de Del Lungo, así empieza toda esta historia, como taller- escuela, ni siquiera había una estructura escolar como conocemos actualmente, luego de una nueva exposición se atreve a mostrar el proceso de construcción de un instrumento, o sea un despiece, ahí es donde se empieza a mostrar más interés en la gente, y especialmente en Del Lungo, quien toma la iniciativa de crear una escuela formal, con asignaturas o materias que cursar, allí es donde la figura de Hugo Caram empieza a tomar importancia pues es nombrado prof. de dibujo técnico y de acústica debido a su formación. Nos cuenta con que entusiasmo comenzaron los planos y plantillas, para trabajar en los nuevos instrumentos, llevando mucho tiempo y paciencia para respetar los modelos originales.

“Según los archivos de la U.N.T es contratado como profesor de curso técnico y practico desde el 1 de enero de 1951 s/Rn°397-186-051 del rectorado”.

En este periodo inicial, solo había o se realizaba trabajos de violería, y el plan inicial era de tres años de cursado, posteriormente se incorporó la producción de guitarras, llevándose a 5 años el total de cursado de la carrera tal como sigue en la actualidad.