Diseñador Javier Orquera
diciembre 29, 2019
Una Mirada al Desarrollo de la Danza Académica Durante los S. XX y XXI
diciembre 29, 2019
 

Un oficio para el diseño

María Elna Cappelli

Isabel Siñeríz es diseñadora de Interiores y Equipamiento, egresada de nuestra facultad. Ella ha encontrado en la herrería un camino para la creatividad y el diseño. Un camino poco usual para una mujer, pero por el que ella se mueve con total libertad y del cual se muestra muy orgullosa por sus logros.

Nos llamó mucho la atención ver en la red que te dedicabas a la herrería, un trabajo poco común entre las mujeres. ¿Qué fue lo que te llevó a seguir este rumbo?

Estuve viviendo en el exterior por un tiempo y cuando me separé, volví a casa de mi padres y busqué como podía volcar los conocimientos que me había dado mi carrera como diseñadora a una profesión más práctica y sobretodo independiente para poder seguir maternando con horarios flexibles, ya que tengo dos hijos.

¿Tu formación en el Diseño de Interiores, aportó conocimiento importante para tu posterior desarrollo profesional?

Por supuesto, es fundamental todo el conocimiento adquirido en proporciones, dibujo, manejo de colores. Es una base muy sólida de donde poder comenzar a diseñar.

Tu trabajo, en general ¿Sigue una línea específica de producción?

Es por encargo, aunque mis clientes a veces dejan a mi criterio toda la parte artística o de terminación ya que confían en mi trabajo.

Nos gustarías nos comentaras algunas experiencias que consideres importantes o significativas en la experiencia laboral que bienes desarrollando.

Creo que lo fundamental es dialogar mucho con el cliente, hacer mucha publicidad cuando uno está comenzando y cuando hay alguna consulta o presupuesto que el cliente solicita, darse el trabajo de ir hasta su domicilio a dialogar y ver todas las propuestas que se le pueden ofrecer. Ser proactivo a la hora de proponer. Quizás busca arreglar solo una pequeña parte de su vivienda, pero como diseñadores, siempre se pueden proponer muchas más soluciones. Depende de nosotros ser observadores, empatizar y entender con rapidez qué está buscando el cliente para proponer la mejor solución. Eso por un lado, y por otro lado es importante darse una vuelta por lo corralones o ferreterías para estar al tanto de los materiales nuevos que hay en el mercado, sus precios aproximados, por cuantos metros se venden y qué tipos hay. Estos conocimientos optimizan los costos y la realización de los proyectos.

¿Podrías darnos tu punto de vista en relación al medio social de nuestra ciudad, desde el punto de vista de la producción del diseño?

Hay mucha creatividad, veo mucho movimiento cultural pero en el momento de la práctica noto fallas estructurales. Por darte un ejemplo, las paradas de colectivo de acero inoxidable. Muy bonito el diseño pero no tuvieron en cuenta ni el clima de Tucumán ni el vandalismo. Esto se repite mucho también en la producción de mobiliario donde el acabado puede ser muy bonito pero en términos de producción no toma en cuenta la reducción de los costos de producción lo que hace que sean difíciles de reproducir y vender si se quieren hacer varias piezas.

Considerando la respuesta anterior, ¿crees que la formación que recibiste en la universidad te preparó convenientemente para la salida laboral?

En mi caso creo que sí, porque retuve los conocimientos y los supe aplicar. Creo que depende de cada uno asimilar lo que le sirve para su futuro y ponerlo en práctica. Después hay que entender que nosotros los universitarios no estamos para salir a competir por un empleo al lado de quien no ha tenido las oportunidades de estudiar, sino que debemos siempre apuntar a ser generadores de trabajo. Buscar mucho más por el lado independiente donde generemos emprendimientos donde volcar nuestro potencial en la búsqueda de soluciones para la sociedad.

¿Qué aspectos destacarías como positivos y cuáles otros considerarías que podrían ser mejorados o incorporados?

Positivo es todo lo que han enseñado, creo que no hay ningún conocimiento que haya estado de más... desde historia hasta lenguaje visual me parecieron muy importantes. Todo suma para crear un diseño.

Lo que sí creo es que deberían tener con urgencia talleres para conocer más en profundidad los oficios para saber bien cuál es el grado de complejidad que se le puede pedir a un carpintero, herrero, albañil o durlero a la hora de realizar un diseño de interior... Yo me recibí en el 2005 así que quizá ahora esto haya cambiado, no estoy al tanto de los cambios de la carrera. Por otro lado también talleres para manejar herramientas informáticas de diseño, son muy necesarios también. Y lo que sería ideal sería incorporar prácticas laborales. Por ejemplo, buscar un cliente para hacer la práctica y mostrarlo como trabajo final. Es decir, llevar a cabo un diseño interior a la realidad.

Finalmente, nos gustaría conocer tus expectativas respecto de una proyección a futuro en tu profesión.

Pretendo crecer en el trabajo que hago para ser cada vez más reconocida, tener talleres para enseñar el oficio a mujeres y me gustaría poder vender más mobiliario de diseño propio. Pasar de trabajar por encargo, a vender piezas únicas, por ejemplo... el trabajo con reciclado y el estilo steampunk me fascina pero es difícil capitalizar el artesanado porque por lo general no está suficientemente valorado... ojalá lo pueda lograr en algún futuro.