Reflexiones teóricas – objetuales. Vínculo entre arte, artesanía y diseño

Algunas reflexiones sobre el arte y la salud mental
julio 3, 2019
Reposición del ballet Don Quijote en Tucumán
noviembre 1, 2019
 

REFLEXIONES TEORICAS - OBJETUALES. Vínculo entre arte, artesanía y diseño

Martínez, S.;Simon, J.; Ledesma, H.

smartinez@uspt.edu.ar

Diseñadora Industrial - Instituto de Diseño Estrategia y Creatividad. USP-T.

INTRODUCCIÓN

Es interesante tener una profundización de donde viene la mayoría de las familias de artesanos actualmente afincadas en la zona del Siambón – Campo de la Zanja y Raco. La mayoría se liga con las zonas y de esa forma lo que se hace ahora puede ser relacionada a sus orígenes. En la zona se trabaja mucho el cuero tanto en la preparación de sus "herramientas de trabajo" como lazos, cabestros, monturas, caronas, etc.; es decir; artesanías que surgieron de la necesidad de proveer esos insumos a la gente para su trabajo y la vida diaria.

También en relación con esto se vincula el Clima, ya que la humedad del verano permite trabajar adecuadamente el cuero y obtener esa calidad en los trabajos. Como subsidiario aparece el tema de tejido en lana con influencia de la zona de la Ciénaga más emparentada a los Valles de Tafí, (Corredor Anfama-Tafí) también vinculado a proveer abrigo (mantas y ponchos), insumos para el ensillado (peleros) y alforjas (estas se prestan con dibujos y colores muy diversos).

También hay artesanos de sillas hechas de madera de cochucho (sobre todo las petisas para que sirvan en el local-cocina, para no tener que aspirar el humo siempre presente a partir de un metro de altura).

Actualmente se evidencia que las artesanías están más pensadas para su venta y distribución a la población no permanente que llega al Valle y las que se instalan en la Villa Veraniega. (Fig.1)

REFLEXIONES TEORICAS - OBJETUALES

Vínculo entre arte, artesanía y diseño

Los valores de identidad, representados por la producción artesanal, se han constituido en el reservorio de las culturas originales, expresadas a través la aplicación de técnicas propias, sobre recursos materiales característicos de las diferentes regiones geográfica. Por lo que, para potenciar la comunicación y fortalecer la labor artesanal, la misma debe ser acompañada de la información que permita comprender sus antecedentes y así también las técnicas aplicadas en su elaboración. Los materiales y los procesos o técnicas son parte fundamental del objeto artesanal, que permiten reconocer sus diferentes estadios de elaboración, entonces quienes los adquieren, no solo trata de hallar en él la pieza física, sino también encontrar la fase anecdótica que le permite imaginar y recordar el contexto de origen a través del tiempo.

Se plantean vínculos en una trama sociocultural compleja e inestable; el diseño toma protagonismo en términos de enlace del potencial productivo local con la re-elaboración de referentes internos y la interpretación de los externos. Es una interacción constante entre datos o condicionantes culturales específicos y la información externa o de inserción comercial necesaria para la subsistencia.

Este patrimonio cultural inmaterial (PCI), que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. Donde la responsabilidad principal recae en las mismas comunidades o personas portadoras de este conocimiento, con el apoyo de las instituciones. Se manifiesta en los siguientes ámbitos: a) tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial; b) artes del espectáculo; c) usos sociales, rituales y actos festivos; d) conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo; e) técnicas artesanales tradicionales, por lo tanto, los oficios artesanales como el objeto artesanal tienen una estrecha relación de supervivencia, al no poder existir uno sin el otro, lo cual nos condiciona a preservar además de lo inmaterial, lo tangible dentro de lo intangible. Unesco (2003)

No se debe considerar la artesanía solamente como un producto, el cual se puede intervenir con procesos de rediseño con un objetivo comercial. Es que las artesanías tienen una carga iconográfica, simbólica y funcional dentro de una comunidad, por esto se les reconoce como portadoras de cultura inmaterial. En toda América Latina y particularmente en el NOA hay territorios que tienen parte de su identidad en los oficios artesanales y las artesanías como tales, no se puede pensar en estos territorios sin tener como punto de referencia las artesanías y sin la existencia de ellas, serian posiblemente territorios sin tanta representatividad. Es importante resaltar que el patrimonio es el conocimiento, y que los artesanos son los portadores de éste. Quienes ejercen un oficio donde la relación entre su sabiduría, el patrimonio natural y la habilidad de sus manos, comienzan a entremezclarse desde el momento mismo de la selección de la materia prima, que es un bien natural correspondiente a la biodiversidad del territorio donde viven. Un trabajo a mano arduo, similar, pero nunca igual, y lleno de muchos matices.

El patrimonio natural y cultural inmaterial, en el caso de los oficios artesanales, hacen parte de la identidad de un grupo social dentro de un determinando territorio. Éste patrimonio hace parte de las expresiones más importantes de la cultura de aquel grupo social, siempre y cuando se les otorgue un valor preponderante dentro de la comunidad y sea un puente entre generación y generación. Sin embargo, es fundamental entender que sin la existencia de un patrimonio natural compuesto por biodiversidad geomorfológicas y geográfica, , es imposible concebir la práctica de los oficios tradicionales artesanales, encargados de concebir artesanías que más allá de lo bellas, son importantes por su contenido cultural y por como soportan la identidad de una comunidad.

CULTURAL INMATERIAL

Antes de llevar a cabo cualquier propuesta de diseño es de vital importancia comprender que la artesanía, dentro de una comunidad, responde a funciones prácticas, estéticas y simbólicas, como lo plantea la teoría del diseño. (Bürdek, B. Diseño . GG. Barcelona 2007)

En el caso de las artesanías de las comunidades indígenas que, hacen parte activa de eventos ceremoniales, el valor que le otorga estas comunidades está soportada sobre la función simbólica. En este caso, se traza una relación a partir de sensaciones, significados y símbolos soportados en ideas pero ante todo en creencias. Donde el objeto se convierte en un medio de comunicación con un lenguaje específico y representativo para un grupo. (Fig.2)

El nivel de importancia de la función estética de la artesanía, entendida como ese compendio de diversas características formales (textura, contraste, coherencia, color, etc.) que componen el objeto dando como resultante su apariencia, está determinado por el contexto y la percepción que tienen las personas desde el concepto relativo de la belleza y como esa artesanía aporta a mejorar su calidad de vida permitiendo uso preconcebido u orientado. La función estética depende de las materias primas que pertenecen a un territorio específico, de las técnicas de elaboración presentes en los artesanos y en cómo se logra entretejer lo material, el saber y el hacer para concebir un producto.

La función práctica determina la utilidad de la artesanía y ella misma depende tanto de lo estético como de lo simbólico para comprender el uso y saber coexistir con un entorno. Ahora bien, la función práctica siempre será otorgada tanto por quienes conciben la artesanía como quienes se ponen en contacto por ella, aunque en ocasiones puede ser esta función práctica la misma o diferente. (Fig.5)

Por lo tanto, las artesanías son utilitarias dentro del quehacer diario de una comunidad en general, hacen parte de procesos comerciales o de intercambio (trueque), determinan estatus o ubicación dentro de una escala social, soportan creencias y ceremonias. La artesanía como bien cultural, logró llegar a un escenario económico que necesita generar propuestas de valor en términos de comercialización que fortalezcan las iniciativas centradas en el saber y el artesano. Como generar marcas colectivas, marcas de certificación y/o denominaciones de origen, que permitan afirmar lo local con una proyección global.

IMAGEN CORPORATIVA Y MARCA PERSONAL

Además de continuar con la imagen corporativa y marca de “Siambón artesanías”, con la cual se reúne y se representa la producción artesanal de la zona, dando un respaldo de marca a los artesanos, se propuso crear una marca personal a cada artesano dándole su propia identidad dentro del grupo. Se plantearon tarjetas con aplicación de la imagen corporativa y una breve descripción general del Siambón, su historia y su cultura. Y además un lugar para la marca personal e historia de cada artesano.

Tanto las tarjetas como las fajas para los tejidos se plantearon en color negro sobre papel kraft o madera, de muy bajo costo para bajas producciones. Se realizaron sellos de goma con ambos logos para facilitar a los artesanos la personalización de bolsas, sobres y empaques con su marca. (Fig.9)

La finalidad del diseño de la marca y su aplicación en los empaques es poder transmitir mejor, a los potenciales clientes, la cultura que se busca revalorizar, presente en sus productos, pero que a veces el cliente no logra apreciar al momento de comprarlo. Los materiales y procesos fueron elegidos para lograr un empaque de calidad que resalte su producto, de bajo costo.

BIBLIOGRAFÍA

Consejo Nacional de la Cultura. (2010). Política de fomento de las Artesanías 2010 2015 de: http://www.cnca.cl/portal/galeria/text/text2654.pdf

UNESCO. (2003). Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial. (p. 3), París.

UNESCO. (2004). Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural. Lima: Siklos S. R. Ltda. (p. 4)

UNESCO. (2011). Técnicas artesanales tradicionales. Consultado el 28 de febrero de 2011 de: http://www.unesco.org/culture/ich/index.php?pg=57

UNESCO. (2011). Directrices para la creación de sistemas nacionales de “Tesoros Humanos Vivos”.