Algunas reflexiones sobre el arte y la salud mental

EL Chiqui de Amaicha. Registro y relevamiento de su diseño
junio 28, 2019
Reflexiones teóricas – objetuales. Vínculo entre arte, artesanía y diseño
julio 3, 2019
 

“Algunas reflexiones sobre el arte y la salud mental”

Carolina Villagra

Facultad de Artes. UNT

carolinnatop@hotmail.com.ar

Licenciada en Psicología

Con el presente trabajo se pretende acercar algunas reflexiones sobre el arte y la salud mental, sus implicancias en la subjetividad.

Vivimos en un mundo, en una cultura, llena de sufrimiento ya sea psíquico, social, económico. Malestares que vienen de la misma cultura, la cual, además de hacer cultura genera malestar, vulnerando de esta manera, la salud mental de los y las sujetos. El objetivo del presente escrito se propone hacer una breve reflexión sobre la importancia de los aportes del arte en sus distintas dimensiones, llámese danza, dibujo, música etc. Como modo de proyectar el sujeto su subjetividad, su historia, ideología, su deseo. Creándose y re-creándose en el arte. Muchas veces, lo no puesto en palabras, a través del arte, en sus diferentes vertientes, podrá ser motor donde las y los sujetos echen a andar su deseo, sublimar su sufrimiento, poner en palabras lo no dicho. Soportar la realidad, velando el sufrimiento, velando, no negando el mismo. Tapando así, lo real de la existencia humana, ocultando la castración, pero mostrando al mismo tiempo, algo de su falta,como nodal al sujeto. Un sujeto “sano”, es un sujeto que no niega la realidad, pero que lleva a cabo acciones transformadoras de la misma, promoviendo estas acciones en otros.

Con el arte y a través del mismo, el individuo llegará al punto de re-creación y re-invención, el cual estará determinado por el sistema simbólico. Conjunto de leyes, de palabras, de órdenes que ordenan y le dan un rumbo al sujeto al ser reconocido por este. Que lo preexiste, determina y lo baña de lenguaje.

Pensar la intersección del arte como herramienta de trabajo y la salud mental es hacer reconocible la emergencia del deseo, cuestión sine qua non para existir y no sucumbir hacia lo real del abismo. Por último, se hará referencia a la pintora Mexicana, Frida Kahlo, que logra metaforizar, es decir, sustituir un significante por otro: subjetivar su sufrimiento, quedando de esta manera, como sujeto deseante y sexuado tapando su falta y la del otro, que no denota negarla, más bien ,reconocerse castrada, con falta, tomando al arte como lo que la sostiene en la vida, lo que hace posible amar-ser y no volcarse al orden de lo real.

<

b>Palabras clave: arte, sistema simbólico, sujeto,Salud mental, metáfora.

Para comenzar el recorrido entre el arte y la salud mental, se hace insoslayable algunas aclaraciones.

Desde el psicoanálisis no se plantea el concepto de normalidad o al menos no de forma explícita, con respecto a la cuestión de salud mental, no obstante, hay una referencia que podríamos tomar como equivalente a salud y de esta manera desplazarla y tomar como referencia, o hacer referencia, a la salud mental. Con el psicoanálisis consideraremos la salud, un sujeto “sano, “como aquel que no niega la realidad, que sabe de su sufrimiento, pero que lleva a cabo acciones transformadoras promoviendo las mismas acciones en los demás. Un sujeto activo.

Hablamos de salud mental, si se me permite la expresión, al considerar al sujeto que sabe de su sufrimiento psíquico y físico, un sujeto que teniendo conocimiento que algo no anda bien que, en su discurso, en su vida diaria, algo le molesta produciendo malestar, algo vivido como ajeno, sentido como extraño que irrumpe, generando diversas maneras de sufrimiento; el individuo se interroga y lleva a preguntarse por el mismo. Aquí el lugar de búsqueda de ayuda, o no, llegado el caso. El sujeto es por estar sujetado, atravesado, determinado por el lenguaje, determinado por el Otro simbólico antes incluso de que el sin voz advenga al mundo, Otro que muchas veces provoca malestar. Es decir, el sujeto sujetado a un orden que lo preexiste, que lo nombra con significantes y lo hace sujeto de una determinada cultura, otorgándole no solo un nombre, también una historia que irá construyendo, tramando, desde la experiencia con el Otro, con los otros.

Sujeto que, al ser miembro de una cultura determinada, tendrá que soportar el sufrimiento que ello conlleva, sufrimiento por el no todo, por la prohibición de las satisfacciones, pero a cambio, con la alternativa de buscar la sustitución de las mismas.

¿Qué sucede cuando el individuo no soporta tal malestar, cuando no logra metaforizar, esto es, sustituir un significante por otro, crear,para soportar tal malestar, vulnerándose la subjetividad, vulnerándose la existencia humana?

En las fallas del sistema simbólico, la no apelación al Otro que atempere lo que angustia, da cuenta de actos violentos, depresiones, pasajes al acto, entre otros.Señalando el desfallecimiento del Otro, vulnerando la salud, al no ser reconocidas por el sujeto, al no reconocer la ley, a la negación de reconocer la misma, en muchos casos.

Si la subjetividad es dar cuenta, poner en palabras para dar significación a lo ausente, en determinado momento histórico, podemos hipotetizar que el no reconocimiento de la misma, connotará que los sujetos quedarán des-sujetados de lo simbólico, a la deriva por el mundo.

El arte en sus distintas maneras de expresión: danza, dibujo, música etc. Es un aliado, una herramienta insoslayable, una manera de abordar y bordear lo real de la existencia humana, de contornear lo imposible, lo que no anda a la hora de re-subjetivar lo que se ha desprendido del discurso, de lo simbólico en un sujeto, recomponiendo el mismo. Con el arte, contamos para arribar a la expresión del sujeto, justamente de su subjetividad; permitiendo la proyección de su historia, accediendo a la creación, la re-invención del ser allí donde la palabra expresiva no tenía lugar. Hablar en forma de metáfora es lo que el arte nos aportará; entre otras cosas.

A esta altura cabe una aclaración: no es el arte solamente un recurso para abordar el terreno de la psicopatología. también, nos brinda la posibilidad de realizar acciones de promoción de la salud en general y salud mental en particular, sosteniendo al sujeto en la trama del discurso, restituyendo lo no tramitado, atemperando el malestar que conlleva vivir en una determinada cultura, sociedad, por el solo hecho de ser sujeto. Con el arte velamos la falla, la falta en ser; constitutiva, velamos, no negamos la misma, es decir que al mismo tiempo de tapar la falta reconocemos su existencia. Tomamos conocimiento de que no todo nos es dado a realizar. Es imprescindible, además, aclarar la importancia del trabajo interdisciplinario al momento de trabajar en relación a la salud, a la salud mental, donde cada disciplina aportará, desde su marco de referencia, estrategias para una mejor calidad de vida de los sujetos, para la restitución del sistema simbólico; rescatando de esta manera, un sujeto sexuado y deseante. Que transitará por el camino del deseo, no sin malestar, pero con el recurso del al Otro, sostenido como ser deseante a partir del lenguaje.

Con relación a Frida

Frida Kahlo, pintora mexicana, que en su adolescencia sufrió un trágico accidente de autobús, el cual, la dejó postrada en su cama;que rompió su cuerpo, pero no su deseo. Un enfrentamiento con el dolor físico y psicológico, encuentro con lo real. Sin embargo y pese a ello, o por ello, consiguió proseguir, re-crear-ser, allí donde todo parecía desmoronarse. Frida, a través de la pintura, se hace reconocer y se reconoce en la misma, se presenta como eso que ella no es, completa. En el cuadro, en el arte; representa su subjetividad, su deseo, se mira y es mirada, con preponderancia de lo simbólico, con el recurso de la apelación. Otro es que logra sostenerse en el mundo,“volar” y hacer lazo social.

No niega su sufrimiento, lo vela en el arte de su creación, crea y se re-crea apostando al deseo, a la circulación del deseo que, hecho metáfora, sostiene su ser.

Es por la primacía del sistema simbólico,capacidad de representar, que logra amar y amarse, armar su cuerpo allí donde no estaba. Además, ¿qué es un sujeto sino una metáfora? Que, gracias a otro que la sostiene desde el deseo, desde la palabra, desde los significantes que marcan. La hacen sujeto deseante y sexuado, que sabe de su sufrimiento y hace de ello la razón de su vida, otorgando un efecto de sentido a la misma.

A modo de conclusión. Recordamos el fragmento del Poeta Heine, citado por Freud en introducción al narcisismo (“Enfermo estaba; y de eso fue la creación el motivo: Creando convalecí, y en ese esfuerzo sané.”). Freud,1914: pag 82.

BIBLIOGRAFIA

Freud,Sigmund. 1914.Introducción al narcisismo. Obras completas tomo XIV Amorrortu editores.

____________1930. El malestar en la cultura. Amorrortu editores.

Lacan, Jacques 1949. El estadio del espejo como formador de la función del yo tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica.

____________1953. lo simbólico,Lo imaginario y lo real. https://www.museofridakahlo.org.mx/es/frida-kahlo/ 17/6/19 vinculo donde se encuentra el documento.